Patología Ano-Rectal y Genital

La patología del ano y del recto por desgracia es cada vez más frecuente en una población desarrollada como la nuestra. El cambio en la dieta ha aumentado los casos de estreñimiento crónico lo que favorece la aparición de fisuras, hemorroides, fístulas y otros procesos anorrectales que provocan dolor, irritación, incomodidad e incluso dificultad para la higiene de una de las zonas más delicadas de la piel. Si a todo esto unimos la falta de comprensión social de estos procesos convertiremos al paciente en un sufridor en silencio de una patología que tiene una rápida solución a veces con gestos muy sencillos.

Patología Ano-Rectal y Genital en Instituto Jesús Lago

¿Sirven las pomadas para tratar la proctología?

Por desgracia en la patología ano-rectal, en las hemorroides, por ejemplo, las pomadas no son apropiadas ya que en general humedecen el ano y favorecen su colonización por hongos. La mayoría de las pomadas antihemorroidales llevan como principio activo unas sustancias llamadas corticoides que disminuyen la inmunidad en el lugar de aplicación. Las pomadas no curan las hemorroides aunque algunas veces puedan aliviar los síntomas. En su lugar, una escrupulosa higiene local, el control del estreñimiento y los baños de asiento son la mejor solución temporal a estos problemas.

¿Y las pomadas para tratar la fisura anal?

Esta es quizá la única excepción ya que sí está demostrado que la aplicación de medicamentos en forma de pomada para relajar el esfínter del ano, mejora el dolor de la fisura y permite su curación. En cualquier caso es importante seguir los consejos en este sentido del especialista en proctología ya que no todas las pomadas sirven para lo mismo y es importante entender que son medicamentos iguales a cualquier otro que deben ser prescritos por el médico en función de cada proceso proctológico. Lo contrario nos llevará a una cronificación de la enfermedad ano rectal y a veces a su empeoramiento.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son dilataciones de unas venas que existen en el ano y que acaban formando como unos saquitos que se agrupan en tres nódulos habitualmente. Existen hemorroides internas, situadas por dentro del ano y que se pueden prolapsar y hemorroides externas, alrededor del ano y que siempre están visibles. Las complicaciones más frecuentes son la hemorragia, la ulceración y la trombosis, ésta última tremendamente dolorosa.

Actualmente se piensa que las hemorroides pueden ser la consecuencia de un descenso en el recto que actuaría como desencadenante para que se formaran estos sacos venosos. De ahí que Longo propusiera tratar las hemorroides de manera muy parecida a como se trata un prolapso rectal. Esta forma de tratar las hemorroides se conoce como hemorroidopexia de Longo y tiene un postoperatorio mucho más confortable que la cirugía clásica.

¿Cuál es el mejor tratamiento para las hemorroides?

Actualmente el mejor tratamiento y el definitivo es el tratamiento quirúrgico. Sin embargo en algunos casos se pueden tratar en la consulta sin cirugía mediante esclerosis o poniéndoles una banda que también las tratará de manera efectiva y definitiva. Las pomadas no curan nunca las hemorroides.

¿Qué es la fisura anal?

La fisura anal es una ulceración de la mucosa del ano muy dolorosa y que suele cronificarse. Cuando la fisura es aguda se puede tratar de manera efectiva con medicación e incluso con toxina botulínica. Sin embargo, si dejamos pasar el tiempo sin tratamiento, la fisura se cronifica y sólo responde al tratamiento quirúrgico.

¿Qué son las fístulas y por qué se producen?

Alrededor del ano existen unas glándulas muy abundantes, que en algunas ocasiones pueden infectarse y producir una colección de pus (absceso). Generalmente el inicio de esta infección se sitúa por dentro del ano, pero acaba manifestándose por fuera cuando es grande. El tratamiento de esta colección de pus es el drenaje (abrirlo) pero en algunos casos puede quedar comunicado el recto (origen de la infección) con el lugar de drenaje externo, filtrándose entonces material fecal a través de este trayecto o fístula. Se trata de un problema muy desagradable que precisa de una intervención para solucionarlo.

¿Es doloroso el postoperatorio de la patología ano-rectal?

No es doloroso si se eligen las técnicas adecuadas y se realiza por cirujanos con experiencia en estos tratamientos. Además no siempre es necesario llegar a la cirugía ya que existen alternativas eficaces antes de tener que recurrir a ella como los relajantes anales o toxina botulínica para la fisura, como las bandas o esclerosis para las hemorroides o incluso llegado el caso de tener que realizar una intervención, existen técnicas modernas que hacen el postoperatorio más confortable y rápido como la técnica de Longo para las hemorroides.

Nuestra Unidad de Proctología se ha desarrollado para dar una rápida solución a estos trastornos y evitar prolongar molestias innecesarias a unos pacientes que encuentran todo el confort, la delicadeza y el respeto que merecen este tipo de problemas. Todos los pacientes disponen al final de la consulta de un diagnóstico preciso y de la información necesaria para realizar el mejor tratamiento que puede realizarse en la consulta, en el domicilio o en el hospital dependiendo de los casos.

Última actualización / 10 de octubre de 2017
ICOMEM
Clínica Fuensanta
Miembro SECE
Centro autorizado por la Comunidad de Madrid
Miembro SECO
Miembro SEEDO
AE Cirujanos
World Professional Association for Transgender Health

Consulta Madrid

  • Clínica Fuensanta
  • Calle Arturo Soria 17
  • C.P. 28027, Madrid
  • Pídenos Cita

Collado Villalba

  • Calle La Venta, 4, 1º A
  • C.P. 28400, Collado Villalba
  • Teléfono 918 51 33 17
  • Pídenos Cita